Hace un dos años comencé a viajar a Silicon Valley, con la idea de buscar inversión y abrir la división de productos de Sm4rt Predictive en San Francisco. La tarea, además de interesante parecía sencilla. ¿Cuántas empresas como nosotros podían existir? Con un producto sexy, inteligencia artificial, enfocada a bancos, con una patente en trámite, ventas y clientes internacionales. 

La respuesta, para nuestra sorpresa: cientos. 

Wikipedia: 

Silicon Valley es el nombre que recibe la zona sur del área de la Bahía de San Francisco, en el norte de California, Estados Unidos. Silicon Valley aloja muchas de las mayores corporaciones de tecnología del mundo y miles de pequeñas empresas en formación (start-ups). Originalmente la denominación se relacionaba con el gran número de innovadores y fabricantes de chips de silicio fabricados allí, pero definitivamente acabó haciendo referencia a todos los negocios de alta tecnología establecidos en la zona; en la actualidad es utilizado como un metónimo para el sector de alta tecnología de los Estados Unidos (a la manera de Hollywood para el cine americano).

A pesar del desarrollo de otros centros económicos de alta tecnología en Estados Unidos y por el mundo, Silicon Valley continua siendo el centro líder para la innovación y desarrollo de alta tecnología, recibiendo un tercio (1/3) del total de la inversión de capital de riesgo en Estados Unidos.

Hace un año, después de que dos de mis empresas fueran adquiridas (Sm4rt Security fue adquirida por KIO Networks y Sm4rt Predictive por E-Global), me mudé a San Francisco, al parecer y sin saberlo, en busca del sueño tecnológico americano. Los emprendedores en Silicon Valley gozan de un ecosistema que permite crear, madurar y crecer sus empresas. La fantasía mexicana de hacer una empresa y venderla o salir a la bolsa entre 5 y 7 años, en Silicon Valley no es solamente una promesa, es una realidad.

 El ecosistema es tal, que la gente trabajando en “start-ups" se inclina a ayudarte, no necesitas ser parte de una red para pedir o dar ayuda, si trabajas en algo emocionante, cada vez más gente querrá trabajar en tu proyecto. Silicon Valley es una comunidad hecha de desconocidos que se basa en el mérito y no en títulos. Tus capacidades y talentos son más importantes y valiosos que tu apellido, tu lugar de nacimiento o a quién conoces. En el último año he encontrado a varios mexicanos que han llegado aquí para fundar, potenciar o crecer sus empresas, mexicanos que supieron entender que este ecosistema les permitiría alcanzar sus sueños, así como ellos, hay gente de todo el mundo. Asiáticos, australianos, europeos y latinos han encontrado en la zona de la bahía de San Francisco las oportunidades que en otro lado son ficción.

Además de una comunidad global tienes a Estados Unidos y en particular a California como conejillo de indias, una comunidad de "early adopters” que han ayudado a que empresas como google, twitter, uber, airbnb, slack entre muchas, muchas otras, sean probadas y mejoradas para después volverse compañías globales. La innovación en California, no es una palabra de moda, es parte de la cultura local, así como hace más de un siglo, incubó a Hollywood, ha incubado durante 40 años a la comunidad más vibrante y mejor preparada para crear empresas de tecnología, empresas que además de ser éxitos comerciales, transcenderán a su geografía. Silicon Valley es, sin duda, el centro de innovación mundial.

El mundo invierte su dinero en empresas de Silicon Valley, si bien, la posibilidad de que un “start-up" sea exitoso es baja, la comunidad en su conjunto desecha de forma rápida las malas ideas, la competencia y los mentores vuelven a los emprendedores más creativos e ingeniosos; y cuando estas inversiones tienen retornos, además de ser muy atractivos, cambian al mundo.

Hoy me he convertido en inversionista y mentor, encuentro a los mejores emprendedores y les doy guía para que sus empresas se vuelvan exitosas maximizando la inversión. Busco a esos emprendedores que se ven como mis ex-socios hace 10 años, hambrientos, apasionados, incomprendidos, talentosos, con grandes ideas y planes para conquistar al mundo.  Les ayudo a convertir esa pasión en negocios que puedan crecer y subirse a la ola de las empresas exitosas locales. Cada mañana me pregunto: ¿Encontraré el nuevo Facebook?, ¿el nuevo twitter? o ¿encontraré a la empresa que nos permitirá vivir mil años o literalmente volar al trabajo?, lo que he encontrado con muchos emprendedores es una mirada al futuro, a un futuro que aunque parezca slogan cada uno de ellos quiere crear, un futuro con un mundo mejor.

Tras un año de búsqueda encontré mi próxima gran empresa, CHILANGO VENTURES, esta aventura al igual que la anterior, comienza con mucha pasión, grandes retos y lo que parece ser, una fuente de motivación infinita. Gracias por llegar al final de este post.  Te deseo lo mejor en este año que comienza. 

Un abrazo.

5 Comments